Blog

DEJAR QUE DUELA

DEJAR QUE DUELA

Dejar que nos duela, cada célula de nuestro cuerpo.
Perder el miedo al miedo, hasta que deje de doler.

TOTALIDAD

TOTALIDAD

Mucho, pero que mucho agradecimiento, y un gran SÍ a la vida, en su totalidad.

MI FUEGO

MI FUEGO

¿Cómo usas tu fuego? ¿Te da impulso o te quemas en él? ¿Te atreves a darle forma en toda tu energía vital? ¿Le temes o le amas?

ESCUCHA A TU CUERPO

ESCUCHA A TU CUERPO

¿Cuántas veces hemos tenido la certeza de no estar en el lugar correcto pero hemos seguido ahí por miedo a conectar con nuestras heridas?

¿TE NUTRES?

¿TE NUTRES?

Pasé años anhelando ser nutrida, en brazos de hombres que lo hicieron de la mejor manera que pudieron y supieron en cada momento y a cada paso. Compañeros de camino, espejos, amantes, amigos: hoy, siento paz.

¿JUGAMOS?

¿JUGAMOS?

Y tu propio fuego es el que te permite levantarte y rendirte, a tu ritmo, a tu son. Y das la bienvenida a TODO, porque sabes que vivir es un juego, a partes gozoso y a partes tremendamente desgarrador.

LA LUZ EN LA HERIDA

LA LUZ EN LA HERIDA

Cuando te ves sangrando, otra vez, por la misma herida de siempre y te repites:
«No te apegues, no te regodees, deja que entre la luz. Hazla consciente».

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *